En la madrugá - Pastora Soler

En la madrugá se encendió mi estrella,
cuanto más te amaba más brillaba ella,
te entregué mi alma aquella madrugá…

La luz de la mañana puso en mí
la dulce sensación de respirarte,
el tiempo siempre cura la razón
y ahora puedo recordarte sin dañarme…
La luz de la mañana puso en mí
la intensa sensación de ir a buscarte,
el tiempo fue calmando aquel adiós
y ahora puedo enamorarme y no equivocarme…
Callejuelas en silencio
y el aroma de tu encuentro
van tejiendo los momentos
donde habita la emoción…
Sin hablarnos entendemos,
sin guardarnos los secretos,
sin mostrar rencor nos habló el corazón…

En la madrugá se encendió mi estrella,
cuanto más te amaba más brillaba ella,
te entregué mi alma aquella madrugá…
En la madrugá se encendió mi estrella,
cuanto más te amaba más brillaba ella,
te entregué mi alma aquella madrugá…

La luz de la mañana puso en ti
la intensa fantasía de reconquistarme…
Los besos tienen su propio lenguaje
y este beso es para amarte y perdonarte…
En la plaza del deseo
prometimos mil te quiero
sin tenerle miedo al miedo,
sin dudar del desamor…
Y en la fuente de los sueños
que se cumplen sin tenerlos
te di mi corazón
y mi promesa de amor…

En la madrugá se encendió mi estrella,
cuanto más te amaba más brillaba ella,
te entregué mi alma aquella madrugá…
En la madrugá se encendió mi estrella,
cuanto más te amaba más brillaba ella,
te entregué mi alma aquella madrugá…

Etiquetas:

Deja un comentario